Una boca sana, una vida sana

"Dental healthy life"

Hoy vengo a hablaros de la importancia de la prevención en la salud oral. En España aún hay personas adultas que jamás han visitado al dentista, y esto es algo que me resulta muy difícil de asimilar. De hecho, recientemente, vino a La Fábrica de Sonrisas un paciente a punto de cumplir los 30 años que jamás había visitado al dentista “porque nunca me ha dolido nada”, comentaba. Craso error, no hay que esperar a que duela algo para visitar al dentista, hay patologías y problemas dentales que cursan sin dolor. Es mejor prevenir que curar, y si eres de los que piensa que ir al dentista es caro, siento decirte que estás equivocado y que lo que sale caro, es no ir. Y no sólo a nivel económico.

Los problemas dentales afectan al resto del organismo. Están fuertemente ligados con problemas coronarios, estomacales, posturales, articulares, musculares, de fertilidad; influye en la diabetes y un largo etc. Existen campañas orientadas exclusivamente a la prevención y detección del cáncer oral. Piensen que la boca es la puerta de entrada de nuestro cuerpo y por donde comienza el proceso de alimentación. Una vida sana comienza aquí.

Somos lo que comemos y cómo lo comemos, me atrevo a añadir. Estamos en la época del running, la comida ecológica, el gluten free, dietas détox, terapias antiestrés, del crossfit, de los cuerpos fitness, ¿Pero… y tus dientes? ¿No se merecen una “healthy life”? En serio, visitad al dentista al menos una vez al año.

Tomadlo como una medida de prevención y mantenimiento. Y si eres de los que nunca han ido al dentista, puede ser buen momento para hacerlo, por lo menos una vez en la vida!

Tomate un ratito para conocer al dentista de tu barrio, para que te haga una exploración y una valoración, no conviene esperar a que aparezca dolor, molestia, sangrado o algún recalo… a veces es demasiado tarde; palabra de dentista.