¿Me dejas ser tu dentista?

Un nuevo concepto de clínica dental

Buenas, soy la Dra. Hunayda Bumedien, dentista por vocación y ortodoncista por pura pasión. La Fábrica de Sonrisas es un sueño hecho realidad que quiero compartir con todos vosotros.

He puesto todos mis esfuerzos en crear un nuevo concepto de clínica dental en Granada. Distinto, muy personal, y huyendo de los falsos mitos que rodean a nuestra profesión. A mí personalmente nunca me dio miedo ir al dentista, y me he puesto como objetivo en esta vida hacer que, al menos mis pacientes, no lo tengan, y los que ya lo tienen, lo pierdan. Incluso ir un pasito mas allá y haceros felices. Intento que los pacientes se sientan cómodos desde el primer momento que cruzan la puerta, y una vez roto el hielo, ofrecerles el mejor trato personal, con la mayor profesionalidad y procurando minimizar la molestia que les aqueje. Sinceramente, yo no doy miedo, y los miembros de mi equipo, tampoco!

Abogo por una odontología de calidad y cercana. Reivindico al odontólogo de toda la vida. Ese sanitario de confianza al que puedes trasmitirle tus dudas y preocupaciones. Ese dentista de cabecera que sabes que siempre va a estar ahí.

Mi profesión está en continua evolución. Yo intento evolucionar con ella, formándome y actualizando mis conocimientos periódicamente. Ese espíritu del dentista de toda la vida no está reñido con el uso de las últimas técnicas, tecnologías y materiales odontológicos que puedan aportar una mejor atención y un mejor resultado para el paciente. El saber no ocupa lugar, y estoy convencida de que es la clave para encontrar la excelencia que busco para con mis pacientes.

Sanitarios como yo hicimos un juramento hipocrático y uno de sus párrafos, con el que más me identifico es el siguiente: “Recordaré que la medicina no es solo ciencia, sino también arte y que la calidez humana, la compasión y la comprensión pueden ser más valiosas que el bisturí del cirujano o el medicamento del químico”.

La odontología es una profesión muy noble, que no está pasando por sus mejores momentos, nuestra labor es la de reposicionarla al lugar que le corresponde y motivar a la población para que tomen conciencia de la importancia de la salud oral y que tengan cautela no les vayan a dar gato por liebre.

Si has llegado hasta aquí  gracias por tu tiempo.

No podía despedirme sin dar las gracias

Quería hacer una mención especial de agradecimiento a las personas que me han hecho el camino más fácil, han creído en mí, en este proyecto, que es mi proyecto de vida al fin y al cabo, y han aplaudido esta pequeña locura de querer cambiar las cosas.

A mis padres, que han hecho posible, primero que esté aquí. Por confiar en mí, apoyándome en todo… su amor es incondicional. A mis hermanos, por animarme y tenerlos como referencia. A mis amigos, por valorar un proyecto tan importante y hacerme saber que no esperaban menos de mí. A los que lamentablemente ya no están.

Gracias Juanfran, el amor de mi vida.

Y a vosotros, mis pacientes. Sin ninguno de los mencionados esto no hubiera sido posible, porque soy la suma de los que me rodean.

Gracias, gracias infinitas. Os quiero

Bueno… ya sólo me queda preguntarte “¿Me dejas ser tu dentista?”